SECADO RÁPIDO DE MARIHUANA

Si el sitio es muy seco o el  secado es rápido, mediante microondas (diez o quince segundos) o el horno (previamente calentado a baja temperatura), y esperar a que se termine de evaporar la humedad un par de minutos. Con este método, la hierba quedará muy crujiente y quebradiza y se desmenuzará en polvo, también afectará al sabor, al olor y rascará la  garganta al fumarla.

 Otra opción rápida de secar marihuana consiste en ponerla en un papel higenico doblado y se enrolla con la hierba en un radiador o estufa de baja potencia, tendremos un secado más rápido pero una “mejor calidad”.

Podemos secar los cogollos más a  medio plazo (dos o tres días) dejándolos en una hoja de papel para que absorban la humedad, y aireándolos en una ventana para facilitar el proceso.

Estos métodos de secado, evidentemente, no son los más recomendables, sólo para hacer una cata previa de la hierba o en casos de extrema necesidad. Es difícil ver los cogollos y no poder hacer nada, pero es absolutamente necesario tener paciencia, la recompensa valdrá la pena.